¿Te han robado? Pautas para reponerte emocionalmente

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Cajones desordenados, ropa por el suelo, falta el ordenador y el televisor, tampoco están los móviles… Todo removido y esparcido por la casa. Este es uno de muchos escenarios que deja un robo. Una experiencia perturbadora que, más allá de la pérdida de cosas materiales, puede llegar a ser traumática y, más aún, si resulta que lo has presenciado o has sido víctima de un asalto violento. Y es que no sólo se ha invadido tu hogar, sino también aquello más preciado: tu intimidad y, en el caso de haber agresión, también tu integridad física.

Bloquearse o quedarse paralizado, tener ansiedad, llorar desconsoladamente, o incluso desconectar de la situación son algunas de las múltiples reacciones naturales que pueden surgir ante una situación de estas características. 

“El motivo es que se ha violentado un espacio privado y esto genera mucha inseguridad. En la vida, nos dedicamos a hallar zonas mínimas control y dominio en aquello que nos rodea. Un robo en el hogar es una violación de este sentimiento propio de seguridad”, afirma Andrés Cuartero, jefe de los piscólogos del Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM).

De hecho, la situación traumática ocurre en dos tiempos, según los expertos. “Un primer tiempo de impacto emocional desbordante donde la persona difícilmente podrá procesar y asimilar lo que le está pasando. En él, pueden presentarse dificultades para pensar qué ha pasado, sobre la magnitud de lo ocurrido o las implicaciones personales que pueda tener la situación. Y posteriormente, un tiempo después, a veces meses o incluso años, algo llegará a dar un nuevo sentido a aquello que pasó. Será entonces cuando surgirán nuevos síntomas”, explica Francisco González, doctor en psicología clínica, forense y de la salud y profesor de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Un robo en el hogar es una violación del sentimiento propio de seguridad”

Andrés CuarteroJefe de los piscólogos del SEM

Aunque lo más frecuente es una reacción de estrés agudo, y reacciones caracterizadas por el miedo, la inseguridad, la sensación de peligro y de desconfianza, cada persona es única y singular. “Nos hemos organizado psíquicamente de una forma particular según nuestra trayectoria personal o vital. La reacción emocional se verá condicionada por la estructura y las características de personalidad ya establecidas. También por aquello que la situación traumática actual despierte en nosotros, sobre conflictos y situaciones traumáticas previas no resueltas, que con este incidente se han reavivado”, añade González.

Tras los hechos

La reacción emocional se ve condicionada por la personalidad de cada uno

El cómo hayan pasado los hechos y la personalidad que tiene cada individuo es lo que hará que la persona tenga una respuesta u otra. “Si roban cuando la víctima está en casa, la reacción podría ser más grave, dado que la sensación de riesgo o amenaza de la integridad es más grande; pero no tiene porque ser necesariamente diferente. Una cuestión son los hechos del mundo externo y otra cómo ha quedado registrada en nuestro mundo mental, y el modo en el que se registra en cada persona es diferente independientemente de cómo hayan sucedido las cosas”, especifica González.

Por ello, los psicólogos, que llegan a tu casa activados por el SEM, tienen entre sus muchas tareas ayudar a los afectados a recuperar la estabilidad precisamente en estos primeros y duros momentos. “Se les hace un acompañamiento. Se da un mínimo de seguridad para que puedan funcionar. Pero intentamos que sean ellos que hagan las gestiones por sí mismos. Que recuperen cierta funcionalidad y puedan tomar decisiones por cuenta propia. Sabemos que esto es altamente protector de cara a un posible trauma futuro”, destaca Cuartero.

Hablar con el entorno sobre lo qué ha pasado o cómo se siente ayuda al afectado”

Francisco GonzálezPsicólogo y profesor de la UOC

Tras el robo o el asalto violento, la víctima no querrá, con toda probabilidad, quedarse solo en casa ni dormir en ella, al menos, por unos días. Sin embargo, afrontar estos momentos con serenidad permitirá sobrellevar mejor la situación. “Uno o dos días es normal tener miedo. Pero cuanto antes lo afrontes, antes lo superarás. Si no, mañana aún tendrá más miedo y más angustia, y más adelante podrían aparecer las fobias”, subraya Cuartero.

Para proceder con serenidad y asimilar poco a poco lo ocurrido, los expertos aconsejan seguir estas pautas:

Mantener la serenidad 

1. Decidir de forma paulatina

Tanto si el robo ha dejado a la víctima paralizada, angustiada o como helada, lo más recomendable es afrontar estos primeros momentos con calma y serenidad. Una tarea nada fácil. “Un asalto en nuestro espacio personal puede suponer un tsunami interno en las personas afectadas”, describe González. Ir paso a paso y decidir paulatinamente qué hacer será la mejor inversión.

Cuando los hechos acaban de pasar, los psicólogos del SEM que acuden al domicilio ayudan a la víctima a restablecer su seguridad. Un buen apoyo. “Les ayudamos a ello, aunque sabemos que eso tardará un tiempo. Y es que, en casa, el acceso es limitado, no dejamos entrar a cualquiera. Cuando accede un delincuente, esta violación del espacio crea un malestar psicológico muy grande, una reacción de indefensión, rabia, impotencia e injusticia”, asegura Cuartero.

Conectar con nosotros mismos y en la sensación que tuvimos en otros momentos difíciles por los que hemos pasado y de los cuales hemos salido de ellos, nos ayudará a recobrar la confianza en nosotros mismos.

Apoyarse en alguien

2. Descargar las emociones

Expresar las emociones reportará grandes beneficios a la persona afectada por el asalto. “Que haya un espacio donde la reacción emocional pueda ser descargada. Si la parte emocional no tiene un recorrido en los próximos días, después saldrá de forma más intensa”, comenta Cuartero.

Y añade que “un problema hablado es menos problema. En la cabeza tiene una dimensión grande y catastrófica, en cambio cuando podemos hablar de ello parece como si la intensidad hubiera cambiado. El espacio para facilitar la descarga es también preventivo para desarrollar trastornos”. También se ha de normalizar la reacción que se tiene, “ya que es una respuesta adaptativa y no una enfermedad”, asegura este psicólogo.

Las emociones han de aflorar. “Uno debe permitirse un lugar donde pensar, donde expresar y tramitar la experiencia vivida, así como reflexionar sobre aquellas cuestiones del pasado que la situación del asalto nos hayan despertado, vuelto al presente o desorganizado o incluso reavivado”, señala González. 

Y añade que “puede ayudar hablar con el entorno sobre lo qué ha pasado o cómo se siente la persona; aunque a otra gente le puede servir escribir o, en el caso de los niños, se puede darles un espacio para que jueguen con miniaturas para crear mundos imaginarios e historias, o dibujen”.

Vencer los miedos

3. Quedarse en casa

Los días siguientes al asalto será normal que aparezcan “dificultades para dormir o que haya sobresaltos en la cama, puede aparecer ansiedad o desconfianza en la gente…”, afirma Cuartero. Pero se considera dentro de la normalidad que cueste quedarse en casa o dormir por la noche.

También pueden aparecer recuerdos e imágenes en forma repetitiva o incluso obsesiva. “Cuando la persona vaya recobrando una cierta normalidad, notará como en los próximos días va bajando este nivel de angustia”, precisa Cuartero.

Síntomas que persisten

4. Pedir ayuda a un profesional

Si pasadas dos o tres semanas, esta reacción emocional de angustia, desconfianza u obsesión persiste y no disminuye, se recomienda consultar al médico de familia. 

Según González, “cada persona ha de tomarse el tiempo para sentirse preparado para hacer frente a un proceso de psicoterapia y, sobre todo, que se de la circunstancia de que, pese al sufrimiento que pueda presentar en forma de miedos, angustia, entre otras, tenga el deseo de saber qué le está pasando y hacer algo para solucionarlo y encontrarse mejor”.

Cómo sabrás que lo has superado

La carga afectiva del primer momento irá cediendo y dando paso, poco a poco, a otra perspectiva de los mismos hechos. “Podríamos pensar que la persona lo ha superado cuando llega el momento en el que la situación vivida tiene menos carga emocional. También cuando no piensa tanto en lo que le ha pasado y cuando lo recuerda pero no le despierta una reacción emocional intensa”, indica González.
​De alguna forma, las emociones ligadas al robo dejan de interferir en la vida y actividad diarias. “La víctima también lo habrá vencido cuando disponga de una nueva perspectiva desde la que poder entender su propia historia o vivencia, un nuevo discurso fruto de haber reescrito su experiencia personal”, concluye González. Una nueva historia que contar.

Fuente de información:

https://www.lavanguardia.com/vivo/psicologia/20210116/6122211/robo-casa-reponerte-emociones.html

Noticias recientes:

10 recomendaciones para evitar que te roben

¿Has escuchado “robaron a mi amigo en la esquina” o has dicho “no se imagina, ayer me robaron el celular cuando me bajaba del bus”? Lamentablemente, estas frases las hemos escuchado alguna que otra vez en nuestras conversaciones con amigos y familiares, ello es porque en ocasiones estamos expuestos a situaciones de peligro y, por alguna circunstancia, no estamos atentos y terminamos siendo víctimas de un robo, pero ¿cómo evitar que te roben?

Leer más>

¿Qué hacer si los ladrones entran en casa?

Sufrir un robo es una experiencia muy desagradable y cuyas consecuencias van más allá de las pérdidas económicas y los posibles daños sufridos en la vivienda. Si además tenemos la mala fortuna de coincidir con los ladrones, la situación es todavía más delicada y peligrosa. Las pérdidas económicas pueden paliadas, parcial o totalmente, por el seguro del Hogar, si lo tenemos contratado. El impacto emocional es otra cosa.

Leer más>

¡Esto es un asalto!: Los efectos psicológicos de la delincuencia

La violencia, como la pobreza, el hambre y la desigualdad a las que está ligada de diversas formas, es parte de la vida cotidiana del país. Magnificada por los medios, reproducida en las conversaciones y simplificada en discusiones políticas, afecta especialmente a los ciudadanos de a pie que viven en ciertos sectores de la capital y otros municipios peligrosos. Este es un ensayo basado en una tesis de graduación de la Escuela de Psicología de la Usac, en que se analizan los efectos de la rutina de la violencia delincuencial.

Leer más>

CAUSAS DE INCREMENTO EN LA INCIDENCIA DE ROBO/HURTO

Gran cantidad de accesos peatonales
Gran cantidad de accesos vehiculares
Ventanas sin protecciones
Acceso sin seguridad electronica (Alarmas, sensores)
Muros perimetrales sin las adecuadas protecciones
Accesos sin vigilancia adecuada o insuficiente
Ausencia de Cámaras y Monitoreo

Leer más>

¿Qué secuelas deja haber sufrido un robo en la comunidad?

Desperfectos en el edificio y en espacios particulares, pérdida de enseres, cambios de cerraduras, cristales o rejas… cuando pensamos en la posibilidad de que nuestra comunidad sea objeto de delitos contra la propiedad, los primeros efectos indeseados que se nos vienen a la cabeza son aquellos que tienen que ver con cuestiones materiales pero ¿cómo afecta la comisión de un robo a los vecinos del inmueble desde el punto de vista psicológico?

Leer más>

Cómo enfrentar las secuelas de un asalto

Pasaron algunos días y toda la pesadilla parecía haber terminado. Sin embargo, mis conductas comenzaron a cambiar, y empecé a pensar que algo muy malo podía volver a sucederme”, dice Claudia N., de 35 años. Está bajo tratamiento psicológico. Su vida cambió por completo después de que sufrió dos asaltos a mano armada, uno en la calle y el otro en su casa.

Leer más>

Los asaltos provocan 8 impactos sicológicos

Ya no es la misma de antes. El asalto, en el 2007, le cambió su vida. No volvió a subir a un bus sola. Tampoco camina sin compañía. Son las secuelas del ataque que sufrió mientras esperaba el bus en el puente 2 de la autopista General Rumiñahui, en el oriente de Quito.

Leer más>

Robo

El robo es la apropiación de una pertenencia o propiedad que pertenece a un tercero indebidamente. Este es considerado un delito patrimonial, debido a que su ocurrencia afecta al patrimonio que es un bien jurídico.

Leer más>

Cómo actuar ante un robo

Especialmente cuando una vivienda no dispone de un sistema de alarma adecuado, existe el riesgo de ser víctimas de un robo. Ante una situación tan desagradable y peligrosa, es importante saber cómo actuar para evitar males mayores y que nuestra seguridad personal no corra riesgos innecesarios.

Leer más>

¿Qué hacer en caso de ser víctima de un robo?

Absurdos, traumáticos, frustrantes, inusuales, rápidos, dolorosos, irónicos, utilizaríamos un sin fin de adjetivos, para intentar describir lo que ha significado para miles de colombianos, el hecho de ser víctimas de un robo. Según estadísticas oficiales, cada 80 segundos una persona es víctima de hurto en Colombia.

Leer más>

Cómo reaccionar frente a un asalto

Los delincuentes tienen cada vez menos escrúpulos para arrebatar a sus víctimas dinero, celulares o cualquier otra pertenencia. Y en ocasiones algunos terminan perdiendo la vida ante un robo por una mala reacción o por resistirse a las exigencias de los malhechores.
Frente a esta macabra realidad, es importante que la gente tome conciencia y se pregunte si realmente sabe cómo reaccionar durante un asalto, y qué debe hacer frente a los delincuentes? Los expertos en seguridad de G4S le brindan algunas recomendaciones:
Reconozca si están armados.

Leer más>

¿Cómo actuar frente a un robo?

Es difícil saber cómo actuar frente a un robo, porque por suerte son cosas que no suceden todos los días a las mismas personas. Por eso queremos darte unas pautas para saber qué hacer en caso de robo.

Leer más>

Si estas buscando un vehículo Blindado que te permita tener seguridad y tranquilidad, aquí estamos para servirte.

Somos una empresa dedicada a prestar servicios de consultoría especializada en diferentes aspectos de la industria de Blindaje Automotriz.