Los efectos del secuestro en la sociedad

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Los resultados de una reciente investigación, nos muestran que el secuestro no solo tiene efectos sicológicos más allá de las víctimas directas, los secuestrados, sino que genera un deterioro paulatino de la sociedad.


Si bien las cifras sobre el secuestro en Colombia son cada vez más aterradoras, resultan poco informativas con respecto al verdadero impacto que tiene este delito actualmente en nuestro país.

Los resultados de una reciente investigación realizada con el apoyo de la Fundación País Libre y Colciencias, nos muestran que el secuestro no solo tiene efectos sicológicos más allá de las víctimas directas, los secuestrados, sino que genera un deterioro paulatino de la sociedad.

Aunque las familias no han sido plagiadas y en apariencia no se encuentran privadas de su libertad, la realidad es que ellas también están secuestradas. Como se afirma en la cartilla informativa Sometimiento y Libertad —Manejo sicológico y Familiar del Secuestro—, “las familias viven un CAUTIVERIO VIRTUAL”.

No hay barrotes, no han sido aisladas del mundo, no tienen una pistola enfrente, pero se encuentran encerradas sicológicamente por un secuestrador que aparece y desaparece de manera repentina y azarosa como un ser invisible siempre ahí. “Ojos vigilantes y perseguidores que no se sabe dónde están ni dónde nos pueden sorprender”.

Aunque generalmente tendemos a centrar nuestra atención sobre el secuestrado y a considerar que él o ella son quienes deben recibir ayuda para superar esa experiencia traumática, esta investigación nos indica que cuando ocurre un secuestro éste afecta sicológicamente a familiares y secuestrados por igual, y que todo análisis del impacto debería tener siempre en cuenta a esas otras víctimas nunca contempladas en las cifras estadísticas.

Los reportes de las familias que participaron en nuestro estudio nos muestran que más allá de la posibilidad de generar un desequilibrio emocional o una sicopatología, el secuestro altera nuestro funcionamiento síquico y la relación con el entorno social. Confronta a las víctimas directamente con la violencia sociopolítica presente en nuestro país y hace evidente una realidad que antes sólo se percibía a través de los medios de comunicación (Navia y Ossa, 2000).

El medio se vuelve inseguro, aumenta la desconfianza en los demás y la familia tiende a encerrarse en sí misma manteniendo con el entorno una relación temerosa y llena de zozobra. Las personas sienten que no tienen control sobre lo que les pueda suceder, la confianza se vuelve selectiva reduciendo al máximo el círculo de personas consideradas fiables, hay una gran sensación de desesperanza y pérdida de interés por un país que se ha convertido en fuente constante de temor.

Estas consecuencias, nunca vistas ni analizadas anteriormente, nos indican que el secuestro va desestructurando sutilmente la red de relaciones sociales, haciendo que centremos nuestra vida en lo privado, viendo lo público y al país como algo de lo cual hay que protegerse y defenderse. Y en este proceso de defensa las víctimas se sienten absolutamente solas, desamparadas por un Estado incapaz de protegerlas y ofrecer soluciones para combatir la violencia que nos acosa diariamente y se nos hace cada vez más presente.

Aun cuando no hayamos sido víctimas directas del secuestro, la presencia constante de este delito en nuestra sociedad, la impunidad y la ausencia de alternativas de control y solución, nos confrontan a convivir diariamente con el terror convirtiéndonos así en una sociedad atemorizada en la que cualquier conciudadano se convierte en fuente potencial de peligro.

Vivimos al acecho, buscando saber quién es amigo y quién enemigo, preguntándonos si éste o aquella serán informantes que vigilan todas y cada una de nuestras acciones.

El miedo generalizado, la desesperanza, la sensación de impotencia frente a lo que acontece y la tendencia a aceptar pasivamente lo que sucede a nuestro alrededor, son efectos sicológicos de la vivencia constante del secuestro que sugieren la presencia de un trauma sicosocial (Navia y Ossa, 2000); sicológico, en tanto que mina el funcionamiento síquico constructivo y, social, en tanto que lo genera la situación de conflicto y guerra en que vivimos y sus víctimas no son solo los individuos sino la sociedad.

Pero no solo hemos perdido la confianza sino la esperanza. Y en este proceso nos percibimos siempre como ajenos a la solución; aunque sufrimos el problema, sentimos y pensamos que son las fuerzas en conflicto las que deben poner fin a esta situación como si no fuéramos todos los colombianos, la sociedad civil en general, también responsables de mantenerla; o bien por acción o bien por omisión.

Viviendo en medio del conflicto resulta difícil tomar distancia y poder pensar con claridad en alternativas a nuestro alcance; más aún si continuamos en la posición de víctimas impotentes y expectantes.

Es necesario que la sociedad civil, como un frente unido en pro de la defensa de nuestra libertad y dignidad como seres humanos, participe activa y eficazmente en la búsqueda de soluciones pacíficas: exigiendo y propiciando no solo el diálogo sino la interrupción de la guerra con toda su violencia; denunciando; reclamando presencia del Estado; generando una sociedad más justa; reconstruyendo el deseo de trabajar y luchar por nuestro país y un mejor vivir en él.

* Investigadora – Fundación País Libre

Acaba de finalizar la investigación Familia y Secuestro: Efectos sicológicos y Familiares, proceso de readaptación y superación del evento traumático. Este proyecto fue financiado por País Libre y Colciencias y realizado con la asistencia de Marcela Ossa.

Noticias recientes:

10 recomendaciones para evitar que te roben

¿Has escuchado “robaron a mi amigo en la esquina” o has dicho “no se imagina, ayer me robaron el celular cuando me bajaba del bus”? Lamentablemente, estas frases las hemos escuchado alguna que otra vez en nuestras conversaciones con amigos y familiares, ello es porque en ocasiones estamos expuestos a situaciones de peligro y, por alguna circunstancia, no estamos atentos y terminamos siendo víctimas de un robo, pero ¿cómo evitar que te roben?

Leer más>

¿Qué hacer si los ladrones entran en casa?

Sufrir un robo es una experiencia muy desagradable y cuyas consecuencias van más allá de las pérdidas económicas y los posibles daños sufridos en la vivienda. Si además tenemos la mala fortuna de coincidir con los ladrones, la situación es todavía más delicada y peligrosa. Las pérdidas económicas pueden paliadas, parcial o totalmente, por el seguro del Hogar, si lo tenemos contratado. El impacto emocional es otra cosa.

Leer más>

¡Esto es un asalto!: Los efectos psicológicos de la delincuencia

La violencia, como la pobreza, el hambre y la desigualdad a las que está ligada de diversas formas, es parte de la vida cotidiana del país. Magnificada por los medios, reproducida en las conversaciones y simplificada en discusiones políticas, afecta especialmente a los ciudadanos de a pie que viven en ciertos sectores de la capital y otros municipios peligrosos. Este es un ensayo basado en una tesis de graduación de la Escuela de Psicología de la Usac, en que se analizan los efectos de la rutina de la violencia delincuencial.

Leer más>

CAUSAS DE INCREMENTO EN LA INCIDENCIA DE ROBO/HURTO

Gran cantidad de accesos peatonales
Gran cantidad de accesos vehiculares
Ventanas sin protecciones
Acceso sin seguridad electronica (Alarmas, sensores)
Muros perimetrales sin las adecuadas protecciones
Accesos sin vigilancia adecuada o insuficiente
Ausencia de Cámaras y Monitoreo

Leer más>

¿Qué secuelas deja haber sufrido un robo en la comunidad?

Desperfectos en el edificio y en espacios particulares, pérdida de enseres, cambios de cerraduras, cristales o rejas… cuando pensamos en la posibilidad de que nuestra comunidad sea objeto de delitos contra la propiedad, los primeros efectos indeseados que se nos vienen a la cabeza son aquellos que tienen que ver con cuestiones materiales pero ¿cómo afecta la comisión de un robo a los vecinos del inmueble desde el punto de vista psicológico?

Leer más>

Cómo enfrentar las secuelas de un asalto

Pasaron algunos días y toda la pesadilla parecía haber terminado. Sin embargo, mis conductas comenzaron a cambiar, y empecé a pensar que algo muy malo podía volver a sucederme”, dice Claudia N., de 35 años. Está bajo tratamiento psicológico. Su vida cambió por completo después de que sufrió dos asaltos a mano armada, uno en la calle y el otro en su casa.

Leer más>

Los asaltos provocan 8 impactos sicológicos

Ya no es la misma de antes. El asalto, en el 2007, le cambió su vida. No volvió a subir a un bus sola. Tampoco camina sin compañía. Son las secuelas del ataque que sufrió mientras esperaba el bus en el puente 2 de la autopista General Rumiñahui, en el oriente de Quito.

Leer más>

Robo

El robo es la apropiación de una pertenencia o propiedad que pertenece a un tercero indebidamente. Este es considerado un delito patrimonial, debido a que su ocurrencia afecta al patrimonio que es un bien jurídico.

Leer más>

Cómo actuar ante un robo

Especialmente cuando una vivienda no dispone de un sistema de alarma adecuado, existe el riesgo de ser víctimas de un robo. Ante una situación tan desagradable y peligrosa, es importante saber cómo actuar para evitar males mayores y que nuestra seguridad personal no corra riesgos innecesarios.

Leer más>

¿Qué hacer en caso de ser víctima de un robo?

Absurdos, traumáticos, frustrantes, inusuales, rápidos, dolorosos, irónicos, utilizaríamos un sin fin de adjetivos, para intentar describir lo que ha significado para miles de colombianos, el hecho de ser víctimas de un robo. Según estadísticas oficiales, cada 80 segundos una persona es víctima de hurto en Colombia.

Leer más>

Cómo reaccionar frente a un asalto

Los delincuentes tienen cada vez menos escrúpulos para arrebatar a sus víctimas dinero, celulares o cualquier otra pertenencia. Y en ocasiones algunos terminan perdiendo la vida ante un robo por una mala reacción o por resistirse a las exigencias de los malhechores.
Frente a esta macabra realidad, es importante que la gente tome conciencia y se pregunte si realmente sabe cómo reaccionar durante un asalto, y qué debe hacer frente a los delincuentes? Los expertos en seguridad de G4S le brindan algunas recomendaciones:
Reconozca si están armados.

Leer más>

¿Cómo actuar frente a un robo?

Es difícil saber cómo actuar frente a un robo, porque por suerte son cosas que no suceden todos los días a las mismas personas. Por eso queremos darte unas pautas para saber qué hacer en caso de robo.

Leer más>

Si estas buscando un vehículo Blindado que te permita tener seguridad y tranquilidad, aquí estamos para servirte.

Somos una empresa dedicada a prestar servicios de consultoría especializada en diferentes aspectos de la industria de Blindaje Automotriz.